Archivo del Autor: Lycurgus Onesiforos

Megalesias 2018

Celebramos del 4 al 10 de aprilis las Megalesias, unas fiestas en honor a Cibeles, también conocida desde la antiguedad como Magna Mater.

No es casualidad que las Primeras Dionisias precedan a las Megalesias, pues fue Cibeles quien inició a Dionisio en sus Misterios, siendo estas fiestas una continuación de la transformación hacia los colores alegres y la renovación de la naturaleza.

El almendro es su árbol, y también su fruto un alimento esencial en sus fiestas.

Según la tradición, Cibeles es hija de Zeus, y apareció en el monte que lleva su nombre en forma de almendro.

Fue una de las protectoras de Atenas, y también la gran protectora de Roma cuando, en la segunda guerra púnica, gracias a un augurio de los libros sibilinos y del oráculo de Delfos, llevaron su piedra desde Pessinus a la capital, quedando desde entonces en el templo de La Victoria en el Palatino. La sagrada misión culminó el 9 de aprilis del 191 antes de la Era Común, por ello es en ese día cuando se debe ofrendar a Cibeles a trvés del lectisternio, con un plato de moretum. Evocando cómo se consiguió financiar el primer templo a Cibeles en Roma, las Megalesia son una gran oportunidad para entregar limosnas con monedas de bajo valor a los necesitados, o invitar a comer a los necesitados.

En el ritual a la Madre de los Dioses se invoca a las Musas, a través del Himno Órfico a las Musas:

Hijas de Mnemósine y del resonante Zeus, Musas Pié­rides, afamadas, gloriosas, muy gratas para los mortales que visitáis, multiformes, generadoras del irreprochable va­lor que supone toda instrucción. Nutridoras del alma, ordenadoras del pensamiento, soberanas conductoras de la mente vigorosa. Vosotras, que disteis a conocer a los mor­tales los misterios rituales, Clío, Euterpe, Talía, Melpóme­ne, Terpsícore, Erato, Polimnia, Urania, juntamente con la madre Calíope y la poderosa diosa Hagne . Mas, ea, venid, por favor, para vuestros iniciados, multicolores y castas, aportando una emulación gloriosa, deseada y por muchos celebrada.

A continuación, se ofrenda el moretum y se pronuncia el Himno Homérico número XIV a la Madre de los Dioses:

Te lo ruego, musa de voz clara, hija del poderoso Zeus, canta a la Madre de todos los Dioses y Hombres. Está encantada con el sonido de los cascabeles y los timbres, con la voz de las flautas y el clamor de los lobos y los leones de ojos brillantes, con el eco de las colinas y las cumbres boscosas. ¡Y así te saludo en mi canto y a todas las diosas también!

 

 

 

Primeras Dionisias 2018

Hoy celebramos en Timeria las Primeras Dionisias 2018, entre los días 24 al 29 de Martivs. Las fiestas en honor a Dioniso en las que conmemoramos el retorno de la Luz, la resurrección de las plantas y el nuevo ciclo de navegación y pesca con la primavera.

Fueron instituidas por Pisístrato. En los tiempos remotos la ciudad de Atenas celebraba una procesión en la cual hacían llegar desde las tierras de los beocios una imagen de Dioniso, se recibía a los embajadores y comerciantes que llegaban desde tierras remotas, y se hacían entregas de premios por servicios especiales prestados a la ciudad.

La imagen de Dioniso atravesaba la ciudad en la noche, con antorchas, acompañada de canéforas, muchachas jóvenes, que llevaban al templo de la pendiente en la Acrópolis junto al propio Dioniso algunas ofrendas.

Durante las Primeras Dionisias se celebraban concursos de arte dramático, representando obras teatrales de todo tipo, desde tragedias hasta sátiras o comedas.

Las Primeras Dionisias son la muestra de la renovación de la vida y la naturaleza, lo que a su vez, muestra la resurrección de todo lo existente.

En el primer día de las Primeras Dionisas se ha de realizar la ingesta de vino, además de consumir alimentos previamente ofrendados a Dioniso.

¿Cómo celebrar las Primeras Dionisas hoy?
Estas fiestas son una ocasión ideal para la lectura en grupo de obras clásicas, o para disfrutar de películas relacionadas con la cultura grecolatina en sesiones de cine grupal. También es posible asistir al teatro para ver una tragedia o un drama que incluya una reflexión moral, e incluso celebrar una fiesta de disfraces en la que los invitados canten o reciten los ditirambos de Dioniso.

Por supuesto en las fiestas en honor al dios tiene que haber vino, siempre rebajado con agua de conformidad con la tradición – 2 partes de agua por 1 de vino -, e incluir la hiedra y la uva en la decoración del recinto.

Siempre antes de empezar cualquier celebración hay que ofrecer una libación al dios, con vino específico que no se utilizará para nada más que para las libaciones a Dioniso, mientras se recita el himno homérico al dios:

1
Empiezo cantando al bullicioso Dionisio, coronado de hiedra, hijo preclaro de Zeus y de la gloriosa Sémele, a quien criaron las ninfas de hermosas trenzas, después de recibirlo en su seno de manos del soberano padre, en los valles de Nisa; y por la voluntad de su padre creció en una perfumada cueva, figurando en el número de los inmortales. Criado por las diosas el que tenía de ser objeto de tantos himnos, solía frecuentar los selvosos vericuetos, coronado de hiedra y de laurel; las ninfas le seguían y él las guiaba; y el estrépito llenaba la inmensa selva.

11
Y así, salve, ¡oh Dionisio, el de los muchos racimos! Concédenos que podamos llegar nuevamente y con alegría a estas horas; y, partiendo de estas horas, a muchos años.