Entrevista a Isidoros Giacinti Agave: “Hermenegildo de Legouvé aportó más como político que como Rey de Timeria”

Isidoros Giacinti Agave es responsable del Departamento de Historia en la Academia de Timeria. Es además el director de la redacción del Compendio de Historia sobre Timeria, la publicación más importante de la nación sobre los acontecimientos más destacados en el país.

¿Cree que se ha publicado lo suficiente sobre los orígenes y el Reino de Timeria o que se debería profundizar aún más tal como ha sostenido en varias ocasiones el académico Photius Sophanes?

Es una lástima que las nuevas generaciones de timerios sepan muy poco sobre los orígenes de la nación y sobre el período monárquico, porque aquella etapa es fundamental para comprender por ejemplo los partidos políticos nacionales y las corrientes que siempre se han enfrentado entre partidarios de construir Timeria como país típico imitando a un Estado o los que opinan que podemos hacer algo completamente nuevo. El blog del Reino de Timeria en WordPress fue una buena iniciativa pero se ha demostrado del todo insuficiente, pero sin el interés del Senado y de la Junta Nacional no podremos investigar como se merece el período monárquico.

¿Por qué el Senado y la Junta Nacional no han mostrado interés en profundizar en la monarquía timeria, como fenómeno único al margen de los movimientos monárquicos en las naciones culturales?

Los políticos de hoy fueron los republicanos de ayer. No tienen ningún interés en rescatar la memoria monárquica porque saben que es abrir la caja de Pandora. Hemos tenido en la historia nacional muchos momentos en que se daba al monarquismo por muerto y enterrado, demostrando luego la viveza de un movimiento que ha sobrevivido durante mas de una década con mucha vitalidad, aportando ideas que si en principio fueron rechazadas de plano, luego fueron aplicadas por los mismos políticos que defenestraron a Hermenegildo I.

¿Puede citar algunas de esas propuestas del monarquismo que fueron rechazadas por republicanos para luego ser aplicadas?

La iniciativa del Rey Hermenegildo I para unificar las ideologías que evitó la proliferación de numerosos partidos políticos, garantizó un bipartidismo que resultó fundamental para la estabilidad nacional. Al principio esa iniciativa fue rechazada de plano y muy criticada pero hoy es el día que vemos al Partido Socialista y al Partido Nacional como los principales actores políticos de la nación, nadie se cuestiona los beneficios que aquella reforma aportó al país.

De otra parte, Hermenegildo de Legouvé ha aportado como político y líder del Senado mucho más a la legislación nacional que lo que aportó como Rey de los timerios, su última propuesta constitucional incluye una selección de la mejor trayectoria del país, que ningún jurista ha criticado sino que han aplaudido lo mismo a izquierda y a derecha como en su día se aplaudió la Constitución de Vahal.

¿Es posible imaginar un nuevo Reino de Timeria, aunque sea muy a futuro?

En absoluto. El propio Hermenegildo de Legouvé descartó la restauración monárquica hace años y no apoya ninguna nueva propuesta que vaya en ese sentido. Nadie se imagina una Timeria que no sea republicana, puede que antes del fallecimiento de Ilthío Greek Vahal fuera posible montar un movimiento monarquista, pero a partir de su muerte la tradición republicana se impuso porque ya tiene figuras de relevancia nacional que trascienden a la monarquía y que crearon una tradición jurídica y legislativa profundamente republicana.

¿Fue el Reino de Timeria una democracia plena, o una en construcción?

Los hechos históricos lo demuestran, se celebraron elecciones para elegir al poder ejecutivo y legislativo desde el primer día, de otro lado había una separación real entre los tres poderes y la figura del Rey se limitó a donar medios para hacer país y arbitrar en disputas internas sobre todo entre políticos. No cabe duda que Timeria fue desde el primer día una democracia y eso no tiene que ver con el modelo monárquico o republicano.

Como historiador, ¿cómo se imagina la Timeria de 2030?

Creo que hemos alcanzado un grado de desarrollo que es difícil trascender. Nadie imaginaba hace diez años que íbamos a ser capaces de tener un sello discográfico, provincias y un mercado interno con las posibilidades que eso implica, si algo nos enseña la historia es que nada puede aventurarse, porque en 2007 parecía que la Primera República estaba llena de vida y apenas se derrumbó al año siguiente. Pese a todo pienso que Timeria no crecerá mucho más y mantendrá unos índices de actividad como hasta ahora, no veo aceleración histórica a corto plazo pero tampoco una decadencia porque sigue habiendo flujo migratorio y nuevas generaciones de jóvenes que dan sangre fresca al país, que es lo más importante.