Por qué votaré por la Unión Cívica Nacional el 13 de iunius

La salida de personas muy válidas e importantes que aportaron mucho a esta nación ha sido un torpedo en la línea de flotación de Timeria. Sufrimos de un debilitamiento que ha llegado a afectar a las instituciones públicas porque incluso el Partido Socialista se ha dividido en dos como no ocurría desde 2005. Los intentos de crear un sistema de comercio y una economía que satisfaga los intereses de quienes veían en Timeria un espacio abierto a la obtención de lucro han sido expansivos y provocaron una división sin precedentes entre hermanos que nos ha traído a la situación actual.

Ha llegado el momento de volver la vista atrás y recordar qué hizo grande a este país. La disciplina del trabajo diario, la pasión por crear una cultura propia, nacional, y sobre todo el objetivo de recuperar una patria universalista e integradora, como lo fue la Antigua Roma. Piensénlo bien, de habernos basado exclusivamente en la Antigua Grecia nos habríamos quedado siendo un país excluyente y una sociedad cerrada, fue precisamente la entrada de Timeria en Internet y de la Generación Digital la que hizo posible que muchas personas de varios orígenes culturales entrasen en el país y lo transformasen de abajo a arriba, digo bien, porque ninguno de ellos entró por la parte del mando sino desde abajo, para luego ir ascendiendo por méritos propios. Fue precisamente esa generación que apostó por lo romano y no por lo griego los que dieron el impulso necesario a esta nación hasta convertirla en lo que llegó a ser en la Primera República.

Creo que a estas alturas si en algo podemos estar de acuerdo todos los timerios es que la época dorada del país fue entre 2007 y 2008, no es casual justo antes del colapso por la fortísima dependencia que nuestra actividad comercial tenía entonces de la economía del Estado y la intervención del mismo en nuestras tierras. De ahí que mi visión sea distinta de los que sostienen la necesidad de desarrollar una economía propia nacional independiente del Estado. ¿Independiente de qué Estado?. ¿En el mundo globalizado del Siglo XXI, a las puertas de una nueva época donde retorna el proteccionismo, donde los aranceles reaparecen, donde no sabemos siquiera qué tipo de economía habrá en diez años?

Tengo un buen recuerdo de Sejanus cuando fue cónsul del Senado de la República. Su trabajo se hizo bien desde el primer al último día. Eso me basta para confiar en él como candidato para presidir este país. Creo sinceramente que es la persona más adecuada para dirigir este país en estos momentos, para devolver la dignidad a los timerios, para reconciliarnos, incluso con los que han sido desterrados. No podemos expulsar a gente que ha sido vital en la historia de esta nación, me parece absurdo este enfrentamiento guerracivilista por cuestiones que no son incompatibles. ¿Quieren hacer comercio? ¡Que lo hagan! Lo que no podemos hacer es condicionar la supervivencia de este país y comprometer a todas nuestras instituciones públicas porque algunos quieran hacer comercio. Los intentos por impulsar el mercado desde el Gobierno han resultado infructuosos, naturalmente. Ninguna economía puede construirse de arriba hacia abajo. Si alguien quiere hacer comercio, insisto, que lo haga, pero no a costa de comprometer el futuro de todo el país.

Hay cosas muy positivas que hizo la Administración Wers estos años. Yo no lanzo a la basura toda su trayectoria ni escupo en la cara al que ha sido el presidente más veces votado y más querido por la gente de mi país. Algunas de sus aportaciones han sido el actual calendario, ¿alguien se imagina hoy Timeria sin su calendario? También el Compendio de Historia que se redactó gracias a la Academia creada por su Administración. ¿Alguien se imagina que hoy no tuviéramos un compendio de Historia?

No soy catastrofista. Hemos salido de situaciones peores. Hemos superado todos los obstáculos. ¿Hay un obstáculo mayor que un Estado queriendo destruirnos? Seguiremos adelante pase lo que pase. Pero prefiero seguir adelante con un líder fuerte, serio y honrado, en lugar de con quienes tienen nostalgia de un pasado que no ha de volver, y de quienes aspiran a sueños de grandeza con características nacionales que no nos corresponde a los timerios desarrollar.

Votaré por la Unión Cívica Nacional de Glycon Scamandius Sejanus. Porque ahora se retira Wiew Wers y creo que es el mejor candidato, el más preparado, el más serio, y el más adecuado para sacar adelante este país sin hacerlo retroceder al pasado y sin inducirlo a un sueño de grandeza que lo haría estrellarse contra las rocas de la realidad.