Ritual de la Fiesta de Maya y nacimiento de Artemisa

Maya es la mayor de las Siete Hermanas, las Pléyades. Madre de Hermes, dio nombre al mes de maius. Las mejores ropas en su Fiesta, el día 15 de maius, son de color verde, marrón y rosa.

Maya nació en Arcadia, y es hija del gigante Atlas, aunque se desconoce quién es su madre.

Aunque para la mayoría de personas ella está asociada a la constelación de las Pléyades, lo cierto es que Maya es la Madre de la Luna, siendo ella quien otorga el poder al ser la Anciana, dentro de la manifestación de la Triple Diosa.

EL RITO

Para hacer el rito, el sitio ideal en la tradición es bajo un árbol de tipo espino blanco, colocando en un altar flores de tipo rosa, lila de los valles e hiniesta.

Con una vela blanca a cada lado del altar, encienda incienso para fortalecer su intuición. Exhale toda su tensión, todos los pensamientos de la vida cotidiana, relájese, piense que está en un lugar sagrado para la Diosa, cuente desde 147 hasta 0 restando de siete en siete, de tres palmadas y exprese:

¡Madre de la Luna!
Observas nuestro sendero
y guías nuestros sueños
en el silencio que se desmaya a tus pies.
Recorres el firmamento
celebrando el nacimiento de Artemisa
dotando de intuición a los adeptos
haciendo fluir tu poder en la Luna.
Danos tu bendición
y aléjalos a quienes nos envidian
quienes desean nuestro mal
protege a quienes a nuestro alrededor
nos ayudan para caminar
en esta vida.

 

NACIMIENTO DE ARTEMISA

Maius es también el mes de nacimiento de Artemisa, nacida antes que su hermano Apolo, patrón del Sol.

Artemisa siempre ha sido muy hermosa, pero al contrario de su hermano Apolo, nunca ha participado de los placeres sexuales. Sus lugares favoritos son los bosques y las montañas. Siempre acude en defensa de las mujeres que la imploran para defenderse de hombres malvados, siendo la patrona de la fertilidad femenina y del nacimiento.

MAYA, ARTEMISA Y TIMERIA

Maya y sus hermanas, las Pléyades, acompañaron durante mucho tiempo a Artemisa en sus tareas.

Las dos diosas están íntimamente emparentadas con Selene, una de las diosas que tradicionalmente más se ha honrado en Timeria. Las tres, representan además, a la Triple Diosa, que son los estados de la vida humana; juventud, edad adulta, vejez. Son las tres fases de la Luna: Creciente, Llena y Negra.

A las diosas se las conoce también como la Doncella – Artemisa -, la Madre – Selene – y la Anciana – Maya -. Los rituales de Misterios honran e inician en los caminos de las diosas a través de tres grados. Por ello el número tres es sagrado. Pitágoras nos legó que el Orden Universal se manifiesta a sí mismo en tres. Los antiguos babilonios también lo honraron por su carácter sagrado, e incluso la Antigua China que difundía la capacidad del tres para engendrar todo lo existente.

La Triple Diosa es el símbolo del crecimiento de la Tierra, las fases de nuestra existencia humana, los ciclos que afrontamos en la vida.